Varias veces cuando estaba en fibrilación auricular, pude hablar con mi médico por teléfono, ajustar la medicación y así evitar un viaje a Urgencias, con la tranquilidad que supone.